Uncategorized

El chantage con los emigrantes como arma

El número de emigrantes que cruzaron la valla de Ceuta sobrepasa ya los 800. Sabido es que nada escapa al control de las fuerzas de seguridad de Marruecos sobre todo en los alrededores de las dos ciudades españolas de Africa. Por lo tanto, está claro que las autoridades de Rabat han puesto en práctica su amenaza destinada a doblegar la posición de la Unión Europea en lo que concierne la aplicación de la decisión del Tribunal Europeo de Justicia sobre el acuerdo agrícola y pesquero concluido entre la UE y Marruecos y que define el Sáhara Occidental como entidad separada y distinta del reino alauita.
La avalancha masiva de emigrantes que asalta la frontera hispano-marroquí se produce gracias a la pasividad deseada de las fuerzas del Majzén y coincide con la cumbre builateral franco-española consagrada precisamente al problema de la inmigración clandestina. Por consiguiente, es un mensaje destinado a Francia y España para que actúen con empeño para que la sentencia del tribunal europeo no sea aplicada.
De esta manera, el rey Mohamed VI sigue los pasos del presidente turco Recep Tayyip Erdogan que en agosto de 2016 amenazó con soltar a todos los refugiados sirios que llegaban a Turquía si Europa no le daba dinero para mantenerlos.
Y es por otra parte un intento de Turquía de situarse como un árbitro de cuántos refugiados deja pasar a Europa o no dándole a entender a los europeos que él tiene la llave para regular el acceso de los inmigrantes a Europa; dicho de otro modo, diciéndole que él es quien puede permitir una invasión de inmigrantes a Europa o detenerla. Así, Erdogan espera forzar Europa a aceptar que Turquía tenga un estatuto privilegiado que permita la libre entrada de los productos y personas al suelo europeo.

Hasta ahora no hubo ninguna reacción oficial. Cabe preguntarse cual será la reacción de Europa ante la decisión marroquí de pasar al acto.