Marruecos, Uncategorized

Forzado por el FMI, Marruecos emprende una arriesgada operación

A pesar de las garantías del banco central marroquí, los expertos temen que la liberalización controlada del Dirham impuesta por el FMI tenga consecuencias imprevistas en la economía de Marruecos.
En efecto, según la opinión de estos expertos la liberalización “controlada” del Dirham marroquí es una buena falsa idea, aunque en círculos cercanos a Rabat se asegura que la experiencia egipcia en este campo ha sido bien estudiada para que sus efectos adversos no se produzcan en Marruecos.
Aunque lo niega, es sabido que fue el FMI el que empujó a Marruecos a ir en esta senda, lo que tendrá, a ciencia cierta, consecuencias devastadoras para su economía.
Oficialmente, el FMI solo ha “alentado” y “apoyado” esta reforma. Michel Camdessus, ex director de la institución, afirma que la “ley férrea del FMI” es consecuencia de un fallo de los gobernantes.
“Porque están negociando (los gobernantes) tardan demasiado en tomas las medidas necesarias. Y, como último recurso, solo las toman porque no les queda más remedio, porque todo el mundo les corta los víveres. En ese momento, la situación se ha deteriorado hasta el punto de que donde se podía tratar el mal con dos tabletas de aspirina tres veces al día durante una semana, se impone la amputación.
En un contexto en el que la balanza comercial es deficitaria (importaciones superiores a las exportaciones), la presión en términos de divisas hará, sin duda, que el Dirham se deprecie. Es cierto que esta flotación solo se permitirá dentro del límite de +/- 2.5%, y es por eso que es una liberalización controlada. Pero muchos dudan de la capacidad del banco central marroquí para rescatar sistemáticamente al Dirham.
Otro efecto temido es la canasta de las ama de casa que se verían vulneradas por la devaluación y el alza de precios, en un momento en que este año no se presenta bajo los mejores auspicios. La temporada agrícola se ve amenazada por la sequía a medida que aumenta el descontento social, particularmente en la antigua ciudad minera de Jerada, que comienza su quinta semana de protestas, a pesar de un “plan de emergencia” recientemente presentado por el gobierno.

 

Tags : Marruecos, dirham, FMI, crisis financiera, deuda