Marruecos social

Opinión-Martín Ru: ‘Arrestados en Marruecos por reírse del rey Mohamed VI, la religión y el sexo’

Me viene a la memoria una noticia que leí en una revista del país en enero del 2007. El semanario Nichan, su director, Driss Ksikes, y la autora del artículo, Sana el Aji, emitió el 9 de diciembre, 2007, algunos de los chistes más populares en Marruecos sobre la religión, el rey Mohamed VI o el sexo. Por lo visto la cosa en un principio no tuvo trascendencia Ya que lo dicho era suave, no obstante la cosa fue a más y una oscura asociación islamista lo reprochó en su web “ofender gravemente a Dios” y de que unos estudiantes en Kenitra distribuyesen unas octavillas, para que Jettu lo clausurase y la fiscalía le acusase de “ofensa a la religión musulmana” y de atentar contra la moral. Nichan, su director, Driss Ksikes, y la autora del artículo, Sana el Aji, fueron condenados ayer a tres años de cárcel —la aplicación de la condena quedó en suspenso— y a una multa de 80.000 dirhams (7.500 euros).

La sentencia del tribunal de Casablanca, que será recurrida por los abogados de la defensa, estipula también el cierre de la revista durante dos meses. Nichan dejó, en realidad, de salir a la calle a finales del mes pasado, cuando fue prohibido por el primer ministro, Driss Jettu. Pese a su severidad, el veredicto rebaja algo la petición del fiscal que solicitó penas de cárcel de entre tres y cinco años para los periodistas, así como su inhabilitación profesional y el cierre definitivo de la publicación. El juicio Nichan trasciende los meros atropellos de la libertad de expresión en Marruecos. Ilustra, en opinión de varios intelectuales marroquíes, cómo el poder se doblegar ante las presiones islamitas.

El cierre y el juicio han desatado una intensa polémica en Marruecos. Además del sindicato de periodistas, Nichan recabó el apoyo de 25 escritores marroquíes, entre los que figuran Abdellatif Laabi y Abdelhak Serhane. Lamentan que en su país el humor no pueda salirse del ámbito privado. El debate sobre Nichan ha relegado a un segundo plano la amenaza que se cierne sobre otro semanario díscolo.

Canarias Opina 

 

Tags : Marruecos, Nichane, Driss Ksikes, Sanae El Aji