Marruecos, Marruecos-España

Rajoy : igualico, igualico que el difunto de su agüelico

Ali Aarrass, torturado en prisión

Suiza anunció que se niega a entregar a España dos dirigentes independistas de Cataluña que se encuentra en su territorio, Ana Sabate y Marta Rovira porque, dice, nunca lo hace cuando es por “motivos políticos”.

Hace unos meses, la España de Mariano Rajoy encarceló, en duras condiciones, dos escritores turcos, Hamza Yalçin et Dogan Akhanli. Los dos tienen nacionalidades europeas (suiza y alemana) para complacer al nuevo dictador de Turquia.

Si la presidenta alemana, Angela Merkel, no hubiera alzado la voz contra la decisión del fascista que dirige a la siniestra España de los herederos de Franco y Alianza Popular, los dos intelectuales turcos estarían ahora colgados con las piernas arriba, la cabeza abajo y las manos atadas en una de las cárceles de Erdogan. Como lo sucedido con Ali Aarrass, un ciudadano belgo-marroquí que se encuentra actualmente en prisión en Marruecos después de haber sido entregado por el gobierno de Madrid.

Ali Aarrass nació y creció en Melilla donde vive su familia. A los 15 años, se trasladó a Bélgica donde adquirió la nacionalidad belga en 1989 e hizo el servicio militar.

En 2005, vuelve para vivir con su familia en Melilla.

Fue encarcelado dos veces en Melilla y el 16 de marzo 2009, el juez Baltasar Garzón le declara inocente.

Le 26 novembre 2009, el Alto Comisariado de la ONU para los derechos humanos se opone a la decisión de Madrid de aceptar la solicitud de extradición de Marruecos.

El 14 de diciembre 2010, Ali es extraditado bajo acusación de pertenecer a la red del llamado Abdelkader Belliraj, otro ciudadano belgo-marroquí encarcelado por las autoridades marroquíes. Este último fue visitado en la prisión por envíados de la justicia belga que declararon que no había ninguna prueba contra él.

Ali Aarrass fue condenado a 15 años de prisión después de haber sufrido los peores suplicios de la tortura por parte de los verdugos marroquíes.

 

Tags : Marruecos, extradición, derechos humanos, Ali Aarrass, tortura