Sahara Occidental

Soldados del Destino. Parte II. La guerra con Marruecos

Especial del Dr. Jorge Alejandro Suárez para ASOVESSA

Por el Dr. Jorge Alejandro Suárez Saponaro

Autor: Sahara Occidental. El conflicto olvidado. Editorial EUDE, Buenos Aires.

Especial para ASOVESSA

En la primera parte de este trabajo,  hablamos desde los orígenes del Ejército saharaui hasta la derrota de Mauritania en 1979. En esta parte nos centraremos en la guerra librada contra Marruecos, donde los saharauis llevaron la guerra de guerrillas en el desierto a su nivel más elevado. Hablaremos no solo de los hechos militares más relevantes, tocaremos temas como estrategia y táctica aplicada por los bandos contendientes.

Algunos conceptos y principios del nivel operacional aplicados por el Ejército saharaui

En su momento cuando escribíamos nuestra obra, Sahara Occidental El conflicto olvidado,nos topamos que la guerra de liberación, poco estudiada por los historiadores militares, tiene  aspectos más que interesantes, y pone en evidencia que la conducción política – militar de la República Saharaui, tuvo talento estratégico. Fueron aplicados conceptos que han escritos célebres autores militares y expertos en estrategia.  Es por ello que utilizando un lenguaje “amigable” al lector, ponemos de relieve algunos aspectos, que permitió que la nación saharaui sobreviviera a la dura prueba de tener que enfrentar una guerra de dieciséis años, librando combates en dos frentes con adversarios diez veces superiores en número y con abundantes recursos materiales, además del apoyo de importantes actores. Los saharauis superaron dichos obstáculos, porque realmente tuvieron “estrategia” clara.

Los éxitos que lograron los saharauis durante la guerra de Liberación, fueron consecuencia de la aplicación correcta de una serie de conceptos.  La conducción nacional saharaui fijó una serie de objetivos, con sus recursos y medios adecuados. En todo momento, el liderazgo saharaui, sabía muy bien que por su peso demográfico, recursos, no podría desalojar a los ocupantes, sino que debía generar un desgaste, que los obligara a sentarse a una mesa de negociaciones que permitiera un estado saharaui independiente y viable.

En el caso de la guerra con Mauritania, el alto mando militar saharaui, al recibir los objetivos estratégicos fijados por la conducción política, puso en marcha la ManiobraOperacional, con sus esfuerzos principales y secundarios. Estos esfuerzos se descomponen en “Operaciones” que son combinaciones de acciones tácticas para el logro de un objetivo operativo.  Las distintas acciones que se tomaron para cumplir con el objetivo de sacar a Mauritania de la guerra, se caracterizaron por una correcta selección de objetivos y asignación de medios. La experiencia lograda sería aplicada en la guerra con Marruecos, muy particularmente durante la llamada “Ofensiva Huari Bumediane”.

Los saharauis, no buscaban la destrucción física del adversario, sino su desmoralización, aplicando sin saberlo, una de las máximas del estratega Liddell Hart “Un estratega (Comandante de Teatro) debe pensar en términos de paralización, no de matanzas. Hasta el plano más inferior de la guerra, un hombre muerto es simplemente un hombre menos, mientras que un hombre desmoralizado es un portador  de miedo altamente infeccioso, capaz de esparcir una epidemia de pánico.”  La desmoralización llevó a un golpe de Estado a Mauritania, el cambio de gobierno que terminó en negociaciones de paz. En el caso de Marruecos, terminó en verdaderos desastres con cuantiosas pérdidas materiales y humanas. Incluso material bélico era abandonado intacto, que luego era aprovechado por el ejército saharaui.

La victoria saharaui sobre Mauritania, puso de manifiesto que el Ejército saharaui aplicara el llamado “principio militar fundamental”  que tiene las siguientes características:

  • Dirigirse hacia objetivos materiales correctamente seleccionados;
  • Partir de posiciones favorables;
  • Contar con una apropiada distribución del poder combativo;
  • Tener una adecuada libertad de acción;

En lo referente al primer punto, vale la pena destacar lo señalado en la obra argentinaEstrategia Operacional (Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires,  1995) nos dice que la correcta selección de objetivos se pone de manifiesto en una juiciosa cadena de objetivos, que partiendo del objetivo estratégico militar establecido por el más alto nivel de la conducción, el gobierno se transforma en los objetivos estratégicos operacionales que son impuestos al Comandante del Teatro, quien a su vez los convierte en objetivos operativos y tácticos a ser cumplidos en los niveles a él subordinados.  En el caso saharaui, la estrategia nacional y los objetivos alcanzar, eran debatidos por el Congreso del Frente Polisario, luego traducido en las correspondiente directiva estratégica a través del gobierno saharaui y que en el plano militar, el rol del Comando de Teatro, era llevado a cabo por el ministerio de defensa. Como dijimos en la Parte I de este trabajo, la fluidez entre los diversos niveles de la conducción era notable. Esto le daba un alto grado de flexibilidad en las respuestas, ante diversas circunstancias.

Las posiciones relativas, estaban garantizadas por una realidad política, dado que las principales bases estaban en Argelia y en menor medida en Mauritania. Estas posiciones están vinculadas a las vulnerabilidades del enemigo, a la movilidad de las fuerzas propias y a la sorpresa.  En este sentido, los saharauis, explotadas hábilmente las posiciones relativas a lo largo de la guerra de liberación. Los muros marroquíes, destinados a contrarrestar esta ventaja, fueron superados, dado que el alto mando saharaui adaptó las posiciones relativas a la nueva realidad del teatro de operaciones.

La distribución del poder combativo, es la distribución de la masa, asignando a cada esfuerzo los medios adecuados, necesarios y suficientes para el cumplimiento de la tarea asignada/objetivo estratégico operacional. Los saharauis, también tuvieron talento para poder distribuir su poder combativo acorde a los objetivos fijados.  Esto lo observamos con el despliegue de medios de combate en las regiones militares.

Finalmente la libertad de acción, es la discrecionalidad que tiene un comandante operacional, para diseñar su maniobra y también la otorga a sus comandos subordinados. En el caso saharaui, los comandantes tácticos el ejército de liberación, tuvieron una elevada libertad de acción, por una serie de factores, que incluyeron saber explotar hábilmente el conocimiento del terreno y la adaptación del soldado saharaui a las penalidades de la guerra en el desierto.  En toda circunstancia que la conducción militar saharaui, tenía certeza que gozaría de un mínimo de libertad, explotaban este factor al máximo.

El frente marroquí (1976-1979)

Las tropas del Ejército saharaui luchaban contra fuerzas marroquíes desde fines de 1975, que pasó de una serie de escaramuzas en la frontera norte, a combates de mayor magnitud, durante la Marcha Verde, donde tropas marroquíes invadieron el sector Este dela Saguia el Hamra, encontrándose que los fuertes abandonados, en verdad estaban ocupados por el Frente Polisario.  Este desarrolló actividades de guerra de guerrilla que se extendió a El Aaiún, donde infructuosamente intentaron organizar una resistencia al ocupante, frustrada por una represión indiscriminada.

Seguir leyendo

 

Tags : Marruecos, Sahara Occidental, ejército saharaui, muro de defensa, Polisario,