Marruecos

Huelga de hambre indefinida por el Rif

Kamal Baitaha (37 años), es rifeño pero alberga un sentimiento de pertenencia a Barcelona, donde reside desde el año 2007. Como miles de rifeños y rifeñas tuvo que emigrar y abandonar el hogar de sus padres, marchó de Alhucemas “un pueblo marginado por el régimen marroquí”, expulsado por la falta de oportunidades económicas, pero sobre todo, porque “quería vivir sin la hogra, la opresión, el ambiente de falta de libertades y de opresión irrespirable en Marruecos”.

Es un activista rifeño conocido por ser incombustible, el año pasado realizó dos huelgas de hambre durante tres días, una de ellas frente al ayuntamiento de Vic en Barcelona, fue protagonista de una recogida de firmas en la plaza de Sant Jaume de la Ciudad Condal y de una acción para recordar a Zefzafi en el día de su cumpleaños. En el mes de octubre acampó frente a la Embajada de Marruecos en Madrid. Todas su acciones se enmarcan en un mismo fin, la puesta en libertad de “los presos políticos rifeños y que se escuchen las legítimas demandas de este pueblo”.

Desde hace tres días se encuentra en Madrid, frente al Ministerio de Asuntos Exteriores y cooperación. Exactamente tres días son los que dura la huelga de hambre indefinida que ha iniciado para conseguir que se escuche de una vez al pueblo rifeño. Explica que participó durante unos días en el Hirak, el Movimiento Popular en el Rif mientras se encontraba en Alhucemas, era el mes de mayo del año pasado y quedaban pocos días para que se iniciaran los arrestos por parte de la policía contra todas aquellas personas implicadas en las protestas. Él mismo permaneció detenido en un control de carretera durante dos horas cuando se encontraba junto a un grupo de activistas, pocas horas después de que la policía se movilizara para detener al líder del movimiento protesta, Nasser Zefzafi.

De los días posteriores que permaneció en el Rif, recuerda cómo detuvieron a más de 300 personas en apenas de cuatro días, “cómo se pueden detener a todas esas personas de forma indiscriminada en menos de una semana sin que suceda nada”, se pregunta. “La policía estaba preparada para detener a todo disidente”. Nada más alejado de la realidad, el pasado mes de marzo supimos que según la orden judicial recogida por el diario local “Al Masae” y publicada en La Vanguardia las autoridades marroquíes intervinieron durante varios meses los teléfonos de una treinta activistas del movimiento rifeño, la mayoría juzgados actualmente en Casablanca, entre ellos el de Zefzafi.

Define a Zefzafi como una persona que marcó la diferencia, un joven luchador, comprometido con su pueblo y sin miedo a luchar por lo que considera justo. Amigo suyo, hoy lee dolido sobre las sesiones de juicio y observa con orgullo su entereza, “a pesar de llevar diez meses en la prisión de Oukacha (Casablanca) y de haber sufrido malos tratos, humillaciones e intentos de violación, saca fuerzas para denunciarlo durante los juicios, con la misma fuerza que sigue defendiendo el Rif y lo hace desde los barrotes”, señala. Torturas y violaciones que han sido denunciadas por abogados y organizaciones internacionales por los derechos humanos y que desde el gobierno marroquí niegan. Por eso, el objetivo de Baitaha es combatir el silencio que se manifiesta en forma de impunidad. Impunidad que para este rifeño se convierte en complicidad por parte de los estados europeos respecto de un país amigo de Europa como es Marruecos.

“El Estado Español está permitiendo el pánico y el desastre que tiene lugar en el Rif sin decir ni una palabra”, denuncia. “Estoy aquí para decirle al Gobierno español que también es parte del problema de la situación actual del Rif. No solo no habla de ello, sino que ni siquiera se posiciona contra lo que es una vulneración sistemática de derechos humanos y derechos del menor. Aquí voy a seguir hasta obtener respuesta”. Comenta que de vez en cuando salen agentes que custodian la puerta del Ministerio para interesarse por su estado. Acto seguido señala que la mayor complicidad parte de Francia, además de España. “Cuentan con intereses económicos y estratégicos que los hacen responsables de la situación, se olvidan de los tratados internaciones en protección de los derechos fundamentales que ambos han firmado”, lamenta. Tampoco se olvida del pasado colonial, “hablamos de los países que colonizaron Marruecos, bajo autoridades a las que denominaron protectorados, tiene una gran responsabilidad en el sufrimiento actual del pueblo rifeño”.

Tags : Maroc, Rif, Hirak